lunes, marzo 05, 2012

CURSO ACELERADO DE INCENTIVOS (I)


He conocido empresarios de primer orden que en sus empresas tienen sus incentivos y sanciones perfectamente reglados, pesados y medidos, y sin en cambio, en su familia , con los hijos, no saben donde les da el aire.

Una idea muy clara que tienen estos tíos en sus empresas es “ no premies y castigues personas, premia o castiga comportamientos”. Parece claro. Y para saber eso tienes que tener alguien que evalúe y haga seguimiento de las personas encomendadas.

¿Que un tío es impuntual?, inmediatamente aparece alguien que le dice “ has llegado tarde, ¿sucede algo?”. Que continúa con esa actitud?, pues vuelta a por el tío, un poco más cañero, se le envía una carta de aviso...

En un colegio encontré un profesor que cogía bajas cada vez que una de sus hijas enfermaba. Daba la casualidad que las niñas enfermaban como tres o cuatro veces al año. La mujer era también profesora de otro colegio de la misma marca. Así que turnaban las bajas , ahora tú, ahora yo...

Se lo dije, “oye, tienes fama de esto. No sé si es verdad, pero espero que este año no te pongas enfermo tantas veces. De verdad que lo espero”. Mano de santo.

Lo sorprendente es que ese seguimiento que hacen en sus empresas, después en casa, no lo hacen con sus hijos. Se enrollan, se grita, se sermonea...pero eso no actúa en el comportamiento.

Lo que actúa es el premio, o la sanción. No hay otra.

Deben de ser Proporcionados ( recuerdo que una de mis bromas, hablando en serio a la clase, era gritar “ ¡¡¡volved a hablar y os quedáis sin patio hasta dentro de dos años, y sabéis que lo hago!!!”...la carcajada estaba garantizada)...

Deben de ser Avisados ( porque el que avisa no es traidor, y no nacen de un pronto cojonudo porque llega a casa el hombre y la mámals le come la oreja porque tiene la autoridad por los suelos),...

Deben de ser Cercanos en el tiempo a la conducta negativa ( ¡ah, ahora que me acuerdo!,¿no fue hace dos meses que trajiste cinco pencos...¡este fin de semana no sales, ¡coño!)...

Deben de ser con una Alternativa que premie su esfuerzo ( por ejemplo, después de castigarle a no salir de farra un sábado por llegar tarde y no haber llamado por teléfono advirtiendo del cambio de horario, al llamar la semana siguiente, se le agradece).

Sistemático, cada vez que la cagues yo estaré allí de nuevo , incansable. Tus padres no se rinden nunca, pequeño hijo de puta.

Sin carga emocional. No es algo personal. Es un problema de orden, o de que en esta casa estos son nuestros principios, o de respeto a los demás...

Cumple tus promesas.

Nunca premies antes del esfuerzo. Ya sé que es una tontería lo que he escrito, pero son miles los que premian antes del esfuerzo, ¡que tiene cojones la cosa!. Tampoco te pases de premio (¿que sólo has suspendido tres?...pues te compro la bici, y si apruebas todas, la moto).

Premia objetivos alcanzables. La santidad en medio del mundo no es una meta alcanzable. “Seré bueno”, tampoco. Estar en punto y en orden de revista desayunando, sí.

Pero, amigos, el problema no está en vuestros hijos , está en vosotros.. Por eso, cuando quieras que el otro cambie, lo que tienes que hacer es cambiar TU conducta.

¿A qué hora llegas a casa, hein?, ¿vas a las tutorías y te enteras de cómo va tu hij@?, ¿asistes a los partidos del chaval?, ¿conoces a sus amig@s?, ¿sabes que ya tiene pelos y que se le pone tiesa a todas horas?, ¿ crees que tu hija es la única criatura angelical de este planeta?, ¿de verdad te lo crees?,¿ te has molestado en conocer al gilipollas de Justin Bieber y has escuchado alguna de sus canciones?

Como la entrada salió larga...mañana más.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias.Me has dado la plantilla para una charla que doy a padres de un colegio.Muy buen resumen.

SUSO dijo...

¡De nada!...cómprame el libro de la Crisma , por lo menos.

C. S. dijo...

Me espero a mañana, aunque aporto una cosa que me parece importantísima: si alguien mete la pata, dar una salida honorable: no te conviertes en un delincuente por una equivocación.

Anónimo dijo...

Para no ser padre que claro lo tienes

SUSO dijo...

No hay que ser padre para hablar de estos temas...basta haber sido hijo, que lo soy, y haber estado años en la trinchera. Y también leer, pensar, estudiar, escuchar...

Dr Jekyll dijo...

Motivar es muy importante y junto a ello es importante mantener muy alta la auto-estima. De la visión que tenemos de nosotros mismos depende el calibre de nuestras empresas futuras. Lo dicen en Moneyball: "tiene una novia fea, le falta autoestima, no lo contrates".
En este punto los educadores son vitales. Lo dice el apóstol: padres, no abronquéis a vuestros hijos que se vuelven apocados (San Pablo, Colosenses, 3,21).

Anónimo dijo...

Me gustó, también te la compro
Bud

Al Neri dijo...

Está claro que las únicas tres claves para hacer funcionar una sociedad son educación, palo y zanahoria.

Anónimo dijo...

Señor Suso, me encantaría que hablara algún día de qué podemos hacer con los jefes vagos que no dan palo al agua, y en cambio logran lo mas top en su ascendente carrera profesional...exigen, atornillan, desprecian a sus subordinados, emplean todo a su alcance para exprimir al de abajo, y con los de arriba aparecen como currantes infatigables, como estresados de tanta carga, como imprescindibles en su labor, y en sus logros, que no son sino los de sus subordinados...con los arriba, exquisitos, con los de abajo, unos maltratadores y unos abusones. Qué hacer con ellos?

Anónimo dijo...

Totalmente en desacuerdo con Al Neri. Para que una sociedad marche, hace falta educación. Pero también recursos, capacidad de gestión, y algunos valores definitivos que, están implícitos al hablar de educación. Ahí estaría incluida la justicia, el respeto a los demás, y el principio de solidaridad como algo necesario -todos, tarde o temprano la vamos a necesitar-...

Nada de palo y zanahoria: todos somos capaces de lo mejor, si nos lo muestran desde pequeños.

SUSO dijo...

Escribes...
"me encantaría que hablara algún día de qué podemos hacer con los jefes vagos que no dan palo al agua, y en cambio logran lo mas top en su ascendente carrera profesional..."

Te lo digo con un proverbio chino..."cuando veas una tortuga encima de un poste...lo que sabes es que "ALGUIEN le puso allí