miércoles, julio 06, 2011

NADIE TE ESPERA

Cada vez disfruto más de la soledad. Estar solo, cuando uno quiere estar solo, y hace tiempo que mi estado es “buscar estar solo”, es un placer.

Como vivimos en una sociedad donde los tópicos se venden como eslóganes , pues eso de la soledad suena mal. Papá estado no quiere que estemos solos, y por esa razón interviene en nuestras vidas, ¡y de qué manera!, en lo más privado.


¿Cómo que usted quiere estar solo?, ¡ni hablar!: para eso hemos formado una red de asistencia de tercera edad, para que no se encuentre solo, para eso hemos potenciado una cultura de lo público, en las televisiones, en los eventos superdivertidos locales, provinciales y nacionales, tipo fiestas, días del orgullo, viajes del Imserso y otras mandangas que cuestan una pasta...¡para que usted no se encuentre solo!.


Pero yo quiero estar solo. Ni siquiera deseo tener a un piadoso doctor Montes que me abra el camino del sendero luminoso. Para eso no necesito al doctor Montes. Sé como se hace solito. Y a lo mejor un día lo hago.


Entiendo el dolor de esos matrimonios mayores, que viven juntos su soledad acompañada, que se quieren. Pero no es esa soledad la que les mata. Es la miseria de vida que les lleva con 85 años a vivir con una señora con alzheimer . Entonces, un día le pega un tiro , y después se suicida. Está en los periódicos a diario.

Él piensa que una tarde cualquiera él morirá de repente y nadie atenderá a su mujer, que quizás ella no sabe que ha muerto, y cree que duerme, y encontrarán los cadáveres de los dos en descomposición unos días después. Elige hacer mutis por el foro.

La gente dirá que es la soledad : nunca han estado solos hasta que ella perdió la cabeza, se acompañaron firmemente hasta ese terrible instante en que él comprendió que él no existía para ella.


Decide acabar con el dolor insuperable de la pérdida acelerándola. Es una locura, pero comprensible. Los informativos dicen que es violencia de género. Y nos dirán que es un problema de la ley de la dependencia . Si hubiese venido una enfermera, o alguien que les cocinara, él lo hubiera sobrellevado. Cuando la verdad es que él hubiera hecho lo mismo, tal vez antes, ante el trato humillante de los bondadosos funcionarios.


Estar solo no es que no tenga nadie a mi alrededor. Nada más fácil que buscar compañía. Te vas a un bar, sales a echar un cigarrito, o a ver un partido de fútbol del Plus en una cafetería, o a jugar a mus, y tienes un montón de idiotas haciéndote compañía.


Da igual que te esperen en casa, eso es lo de menos. Estás allí, con otros pringados, perdiendo el tiempo , porque la casa se te cae encima..


Pero , no te confundas, no estás en casa porque estás solo y esa soledad te aplasta. Has llegado a esa situación porque te aburres. Porque eres un aburrido. Observa la foto de los compañeros de mus del empresario que asesinó ETA, y como al día siguiente siguen la misma mierda de partida, aburridos e igual de muertos que su compañero difunto.


¿Ésa es la compañía que quieres?.

-------------

CAMARGO BISHOP RETURN

30 comentarios:

Suso dijo...

Pido disculpas por la foto de ayer.

Uno de los que comentaron, el último, pidió explicaciones sobre una "cosa" que había en la foto, en concreto en la entrepierna mía.

Sí, es mía: lo siento de verás, no caí en la cuenta.

Anónimo dijo...

Buenos días barulleros!

Suso, la de hoy es una de esas entradas que de vez en cuando te salen y que invitan un poco a la falta de esperanza. No se reflejan en ellas al Suso luchador que conocí, y que por lo que leo de tí, sigue vigente.

El párrrafo anterior no obsta para que los casos que pones como ejemplos sucedan y sean de difícil solución, pero no creo que la solución pase por dejar de luchar, si bien en términos meramente humanos entiendo que haya gente que elija esta opción.

Leyendo tu entrada, creo que planteas el tema en un terreno estrictamente mundano, y unque sé que muchos de los participantes del barullo no son cristianos, el barullo no puede explicarse sin una concepción cristiana de la vida (ó en su defecto asentada sobre valores de tradición cristiana), sinceramente porque la vida de su autor tampoco. En este sentido, echo en falta que se comente la fortaleza de la Fe que puede ayudar en esos momentos, ni que sea como opción a considerar.

Rai dijo...

Muy triste hoy, muy pesimista: interveníón del Estado, sendero luminoso, alzheimer, soledad, tiro, suicidio, perder la cabeza, locura, pringados, aplasta, asesino,difunto,....
Buf, voy a compensarlo: familia, alegría, nietos, hijos, fiesta, miradas, abrazo, sonrisa, sol, ilusión, ayuda, esposa, esposo, café, siesta, amigos... Que pases un buen día.

Anónimo dijo...

La peor soledad es en compañía. Lazos más fuertes que los de la sangre, poner el corazón en el suelo para que los demás pisen blando... Te das cuenta que es todo mentira, y eso sí duele.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Entre los que nadie les espera y los que no quieren ir a casa por lo que les espera;la verdad es que los compadezco.

Mejor solo que mal acompañado.
Si uno prefiere engañarse y mirar para otro lado, necesita justificaciones Amenabararianas, Cliniswoodianas o una ley pues no me da pena.
En mi caso concreto las posibilidades de heredar un castillo son casi nulas pero alzheimer, parkinson y demencia senil ya es otra cosa, en eso sí que tengo número; vamos que soy una joyita!
Pero antes de que sólo quede la cáscara de mi, no le pienso hacer esa soberana putada a nadie que amo.

Por cierto en el hipotético caso de que la vida llegue tan lejos... como si no hubiera numeros con la operacion salida, retorno, biquini o "tormenta del desierto" de cascarla antes.

Y a vivir que son dos días!

Jose A. dijo...

Hoy me has deprimido.
Menos mal que nos queda Camargo.

Anónimo dijo...

Sobre la foto de la entrada anterior. Me recuerdas al luchador de lucha libre del chiste, que estaba ingresado en el hospital.

Anónimo dijo...

El Tono seguro que lleva bien su soledad, siempre inspirado por el "apostol" que vive en su cabeza, pero que para el, es real...

Anónimo dijo...

Sentirse solo es muy triste. Estar solo, en tu soledad querida, no. Hay quien se siente solo porque no sabe que está o que podría estar acompañado; la persona así casi que se merece sentirse solo (puede ser un egoista tremendo). Hay soledades muy malas que se han buscado a piñón.
¿Quién es nadie para quitarle la vida a otro? El miedo a lo que pueda pasar no justifica adelantarle al otro que le pase lo peor, que es morir. Yo no juzgo a quien se quita la vida, pero sí a quien se la quita a otro ... y a quienes crearon las condiciones para que así pasara.
Catalina E.

Luxindex dijo...

La soledad querida no es sólo soledad, es «soledad sonora», que dijo el poeta. La eutanasia (llamada así o asá) siempre ha existido: el encarnizamiento médico se debe evitar. Otra cosa es cuando la antigua compasión o la moderna solidaridad, tras hacer las cuentas de lo que cuesta mantener a un viejo, viene a decirle: muérete. Y como en «La Balada del Narayama», la viejecita que se siente inútil por ser viejecita se desdenta contra una piedra para acelerar así su final. Repugnante. Ninguna vida, nunca, es prescindible. O todas lo son, y siempre.

Driver dijo...

El truco de los conductores es relacionarte con gente que no tiene coche.
Todos te esperan.
...
Gorrones pero sinceros.

Suso dijo...

¡Ya estoy en casa!

La entrada fue provocada por una noticia donde se hablaba de una muerte de "violencia de género" que a mi me pareció que no era violencia de género, sino dos personas que se querían y que estaban muy solas. Una tenía Alzheimer y el otro decide terminar.

En la entrada escribo que es "una locura, pero comprensible". Y , puestos en una situación así, dos personas solas que son el uno para el otro...

El tema es la soledad.Es una enfermedad del primer mundo. Mucho tendríamos que aprender de los emigrantes que vienen de otras culturas que por nada del mundo dejarían morir solos a nadie, no sólo de su familia, de su tribu. Los vemos todos los días, nos cruzamos con ellos.

Los blancos europeos nos escondemos y preferimos no saber.

Hoy Caritas ha pedido , con urgencia, voluntarios. Crecen las necesidades anónimas y el Estado no da abasto.

Teniente Quilombo dijo...

(Suso, había escrito mi texto antes de leer tu último comentario. Por no empezar a tocar y retocar, lo pongo como lo tenía. Disculpa si en algún punto llega ya a deshora.)

La entrada de hoy trata sobre la necesidad y sobre el placer de sentirse solo.
Yo estoy de acuerdo con Suso en que, a veces, es necesario y es placentero sentirse solo, igual que, a veces, es necesario y placentero saberse acompañado.

En mi adolescencia escuché un comentario atribuido a Victor Frankl que se me quedó grabado. Como sabéis, Victor Frankl fue un superviviente de Auschwitz que luego escribió varios libros de psiquiatría. En uno de ellos, creo que en "El hombre en busca de sentido", decía que la peor experiencia de la vida en el campo de concentración fue la imposibilidad de estar solo.

Ese comentario se me quedó grabado y mentalmente me lo llevé al servicio militar. En aquellos doce meses donde todo lo que hacíamos era invariablemente inútil, en medio de ajetreos y agobios sin interrupción por asuntos disparatados sin fin que jamás servían para nada, tuve tiempo ocasión sobrado para meditar sobre ello.

Precisamente en la sala de arrestados (no muy lejos de donde vive Suso) leí "Crimen y castigo", donde encontré las reflexiones de Raskolnikov sobre la imperiosa necesidad y la desesperante imposibilidad de estar solo, y las descripciones paradójicas de cómo buscaba la soledad sumergiéndose entre la muchedumbre y eludiendo el aislamiento. Claro, eso él lo podía hacer justamente porque en la muchedumbre nadie está pendiente de uno (eso forma parte de la definición de "muchedumbre": un montón de gente junta donde nadie está pendiente de nadie), pero eso no me sucedía a mí en el servicio militar ni, como comentasteis hace unos días, tampoco les sucede a los miembros del Opus Dei, que están continuamente vigilándose unos a otros y todos a todos.

Hace unos meses Suso puso por las nubes la película de King Vidor "Y el mundo marcha". El título original inglés es "The crowd": "El montón", "La muchedumbre". Que digan lo que quieran, pero al hombre le son necesarios, al menos puntualmente, esos momentos donde sabe que nadie está pendiente de él. Si yo no los tuviera, enloquecería (esto lo digo sin ninguna ironía y sin ninguna exageración).
Y así, igual que muchas veces he agradecido tener compañía y la he echado de menos si no la tenía, también muchas veces he buscado y he sentido la soledad como un alivio, como una liberación y como una salvación.

Pienso que ambas cosas nos suceden a todos en unos momentos y otros, ya desde la adolescencia. Pienso que el asunto de la ancianidad, de ser uno mismo un enfermo o de compartir la vida con un enfermo, es una cuestión diferente. Me parece que los servicios sociales de asistencia a enfermos están muy bien, que son físicamente necesarios y psicológicamente reconfortantes. Lamento que esos servicios de asistencia no tengan mayor cobertura ni sean siempre gratuitos. Y me enojé mucho cuando Zapaterete, traicionando sus propias promesas, hizo recortes brutales en esos servicios.
Esto último me recuerda a la letra de esa milonga que dice:

"Si quiere ver la vida color de rosa/
eche veinte centavos en la ranura./
¡Y no ponga los ojos en esa hermosa/
que frunce de promesas su boca impura!"

Suso dijo...

Buen comentario. Nada que añadir, Teniente.

Rai dijo...

¡Qué foto más fea! Me gustaba más la anterior con la rubia y la morena...

Anónimo dijo...

Suso: La soledad del viejo es tan distinta! Es algo que se va dando, casi imperceptiblemente, pero una vez que comienza ya nada la detiene.

Comienza con la muerte de sus coetaneos, con la necesidad de utilizar dispositivos que te ayuden a realizar tareas que eran tan básicas que ni siquiera te dabas cuenta que las realizabas y ahora no puedes realizarla sin ellos: dependes de los lentes, del bastón, de los pañales, de los tirantes, del andador.... y ¡ojo! no hablo solo de personas enfermas. Así como sientes que todo se va acabando, tambien se te va acabando "la fuerza de la mano izquierda" como diría José Alfredo Jimenez y los sentidos se van endureciendo, apagando... sobre todo el sentido del gusto. Y aquel cuerpo que un día fue tu fortaleza se convierte en tu prisión.

La revisión cruenta y frontal de tu vida te queda debiendo ¡por mucho! Pareciera que te faltó tiempo para realizar taaantas cosas.

Pero sobre todo los demás no te entienden... creen que quieres jugar a la lotería o que te lean un libro... y tu lo que quieres es aquello que se te fue y ya nunca volverá

Entiendo... entiendo tu punto de vista perfectamente... será que con la vida y el tiempo las cosas dejan de ser o blanco o negro y ocupan tooooodas las tonalidades del gris.

Me suena un poco a mi madre pidiéndole a Dios que mi papá muriera antes que ella. Lo hacía desde el amor... rezaba pidiéndole a Dios (a rodilla pelada y con recta conciencia dirían mis amigos del OD)que aquel hombre que había sido y seguía siendo para ella la vida misma muriera primero, porque si no ¿qué iba a ser de él?
Con quién iba a hablar? Quién iba a cuidarle? Pero sobre todo, ¿quién iba a entenderle?

Besos desde México
Acacia

PD No puedo dejar de comentar sobre el anónimo que comentó algo de tu entrepierna en su comentario ¡Goodness Gracious! ¿quién revisa la entrepierna mientras ve una fotografía? ¡Otro punto más que cuidar cuando posa uno pa'la foto!

Luis dijo...

Ese personaje tan horrendo, el Confesoro, ¿tiene un blog, como Tono? Si es así, cuál es???
¿Por qué se insiste tanto en que es horrendo e intratable????
¿Existe realmente, quien diablos es????

Anónimo dijo...

Están publicados en castellano los diarios de Sándor Márai 1984-1989. Es una lección de soledad: vivía en San Diego, exiliado de Budapest, en una completa soledad (no hay mayor soledad que la del emigrante). Se suicidó en 1989. Es un libro muy bonito. Seguro que está en el cielo.

Anónimo dijo...

También Cicerón se preocupó en De Senectute (y la "senectute" comenzaba a los 40/45 años) sobre la soledad de la ancianidad...
Perdón por este apunte que puede parecer un tanto "pedante" simplemente es para animaros a leerlo.
Hoy, Suso, el comentarista Quilombo está de diez...
Picapleitos

Anónimo dijo...

Suso, te he leído muchas, y muy gordas, pero lo que dices en el cuarto párrafo de la entrada de hoy, por primera vez, me ha descolocado.

Suso dijo...

¿Quién no me dice que a lo mejor dentro de unos años, nosostros, sin hijos, mayores, con problemas muy graves, como el que se ha escrito hoy, no hiciera una locura?

¿Qué sentido tendría mi vida y la de la Piedra si ella llega a no reconocerme y yo estoy con 86 años con el miedo a que sea yo el primero en morir y ella quede en tierra de nadie, sola...

Todo en teoría es muy bonito y parece sencillo, pero la vida es compleja, a veces brutal.

De todas formas, estas decisiones las juzgará Dios...y me parece que Dios las comprende mejor que nuestros criterios.

Yo conozco algún suicida que sé que está en el cielo.

No es la primera vez que he escrito sobre este tema.

Y por otra parte, lo que pienso no siempre es "correcto".

Anónimo dijo...

"Pues aunque la conciencia nos acuse, Dios es más grande que nuestra conciencia y lo sabe todo". (1J 3,20)
Así que quién somos nosotros para juzgar.
De todas formas, como decía Fagín, es triste ser viejo. Unas veces más que otras, creo yo.
Yo estoy soltera, mi madre falleció el pasado febrero y vivo con mi padre de 83 años. A veces me he agobiado pensando que me quedaría sola, pero también se queda sola gente que tiene hijos. Vivo el día a día y el resto lo dejo en manos de Dios.
Acacia, me ha gustado mucho lo que has dicho. Y también estoy con Teniente.
María.

mujer prevenida vale por dos dijo...

Acacia a mi también me ha gustado.
Catalina me parece bien lo que dices pero estoy con Suso al 100% .

Anónimo dijo...

Es más fácil escribir en teoría que actuar en la práctica. No sé qué podría pasar si me viera en una situación como la descrita. Al día de hoy es como pienso: no juzgo a quien se quita la vida; no justifico el quitar la vida a otro (salvo legítima defensa, pero ésa es otra cuestión).
Tampoco sé cómo se siente una persona con alzheimer: ha perdido para sí misma una identidad, una vida y unos recuerdos, pero ¿ya no es nadie ni nada?
Es muy complicado. No quisiera verme en una situación así; esto es casi lo único que con certeza puedo decir al día de hoy.
Catalina E.

Aprendiz de brujo dijo...

Acacia, mi enhorabuena. no suelo leer los comentarios que superan las 20 líneas.El tuyo mereció la pena de verdad. Mucho nivel.
El testimonio de Mría tambien me parece muy válido.
Suso,buenas lecciones de vida nos regalas a veces.Algo de luz se puede sacar. Gracias por compartir tu experiencia de vida con nosotros.A veces me pregunto que dirá tu familia política al respective, pero yo te lo agradezco.

Anónimo dijo...

Cierto que no es la primera vez que se escribe sobre este tema (léanse las entradas de 1 y 16 de diciembre de 2009).

Pero sí es la primera vez que se escribe de ello en primera persona, y es muy distinto tratándose de lo que se trata.

Pero ¡qué coño! este no es mi blog, yo sólo estoy aquí de paso.

Suso dijo...

¡Se trata de la vida!...y la vida es muy complicada. Sal fuera y date un paseo, anónimo.

Y luego me cuentas.

Anónimo dijo...

Ok Jefe, me termino los macarrones que me estoy zampando y salgo a dar un paseo ... Y luego te cuento

Anónimo dijo...

Como dicen los familiares, esto es para vivirlo...
Así es la FASE III del Alzheimer
MEMORIA
- Reciente perdida
- Remota perdida
- No reconoce a su cónyuge, hijos, etc.
- Memoria emocional conservada.
COMPORTAMIENTO
- Llora.
- Grita.
- Se agita.
LENGUAJE Y COMPRENSIÓN
- No comprende una explicación.
- Balbucea.
GESTOS Y MOVIMIENTOS
- No controla sus gestos
- Le cuesta tragar.
- Se atraganta.
- No controla esfínteres.
ACTIVIDADES COTIDIANAS
- Desaparecen totalmente
- Encamado.
- Alimentación por sonda.

Yo participe en los cuidados de mi abuela, ella tuvo ésta enfermedad, si nadie la hubiera cuidado hubiera muerto... nosotros si podíamos amarla a ella pero ella a nosotros no.

Suso dijo...

Yo no esperaría a comerme los macarrones...date una vuelta y después, si tienes hambre, te comes los macarrones.